Fisioterapeuta para síndrome subacromial en Málaga

tratamiento hombro doloroso malaga

Hablamos de síndrome subacromial (espacio entre el acromion y el húmero) cuando las estructuras que se encuentran en él son afectadas por el estrechamiento del mismo, viéndose afectada su movilidad y su función que a su vez acabará provocando una degeneración de las estructuras produciendo en muchos casos dolor.

 

Nos referimos a estas estructuras:

  • Tendones del manguito rotador (Supraespinoso, Infraespinoso y Subescapular)
  • Tendón de la porción larga del Bíceps.
  • Bursa Subacromiodeltoidea

 

Se calcula que este síndrome representa un 45% de los problemas de hombro, siendo la tendinopatía del supraespinoso el diagnóstico más habitual.

 

Como causas extrínsecas al propio espacio subacromial, podríamos barajar las siguientes causas:

tratamiento hombro doloroso malaga
  • Alteración de la movilidad de la escápula. Durante el movimiento del brazo hacia la elevación y la separación, algunos músculos deben “descender” la cabeza del humero para evitar que esta choque contra el acromion, en caso de no coordinarse correctamente, el choque se producirá de manera recurrente.
  • Alteración de la columna dorsal. Una hipercifosis dorsal generará un desplazamiento hacia adelante de los hombros, lo que hará descender el acromion y disminuir el espacio subacromial.
  • Alteración de la columna cervical. Entre las vértebras cervicales aparecen las raíces nerviosas que controlan los músculos del hombro y del brazo. Una alteración de la postura podría disminuir la fuerza y la coordinación de estos músculos, modificando así los movimientos de la zona.
  • Problemas relacionados con la actividad deportiva. Un gesto deportivo repetido con una técnica deportiva errónea, y una mala gestión de la carga de trabajo aumentara el estrés del espacio subacromial.

Tratamiento del Síndrome Subacromial

El tratamiento de este síndrome tendrá por objetivos generales:

 

  • A corto plazo:
    • Disminuir el dolor.
    • Normalizar la musculatura relacionada con las articulaciones afectadas.
    • Mejora de la movilidad articular pasiva y activa.
    • Eliminar restricciones faciales que limiten movimientos.
  • A medio/largo plazo:

El objetivo final siempre será el de recuperar el movimiento/s óptimo, realizándose de manera eficiente y sin que este genere alteraciones de las estructuras involucradas. Para ello necesitamos:

 

    • Mejora de la fuerza de la musculatura débil y/o inhibida.
    • Recuperar propiocepción y/o coordinación.
    • Integración del gesto en las actividades diarias o deportivas propias de la persona.

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Por qué se produce el síndrome del hombro doloroso?

Dicho síndrome puede verse originado/agravado por causas externas e internas:

 

  • Vasculares, al verse disminuido el aporte sanguíneo a la zona de inserción del supraespinoso, comenzara a degenerarse.
  • Mecánicas, durante un movimiento incorrecto de flexión o separación del brazo, el tendón del supraespinoso puede verse comprimido entre la cabeza del humero y el acromion.
  • Degenerativas, por presencia de osteofitos en este espacio.
  • Hasta hace poco se consideraba que la forma de acromion podía ser un factor influyente en el origen del síndrome, aunque investigaciones recientes no lo identifican como concluyente.

¿Cómo se si realmente tengo Síndrome Subacromial?

Este síndrome cursa con dolor progresivo y de tipo mecánico. Lo que comienza como una ligera molestia, evoluciona hacia un dolor agudo que produce impotencia funcional. Se localiza en la cara anterolateral del acromion, y desciende por la cara lateral del hombro y el brazo.
Dicho dolor empeora al elevar la mano por encima del hombro, al realizar una rotación interna máxima (abrocharse el sujetador), llegando incluso a producir dolor nocturno, impidiendo el descanso. Puede acompañarse de sensación de pesadez, pérdida de fuerza y cansancio en el brazo.

 

Existen algunas patologías que deberemos descartar cuando un paciente tiene estos síntomas:

 

  • Lesiones en la articulación acromioclavicular, como artrosis, subluxación, o edema tras impacto.
  • Inestabilidad glenohumeral, tras algún tipo de luxación.
  • Lesiones tipo SLAP en el rodete de la articulación glenohumeral.
  • Hombro congelado
  • Puntos gatillos de musculatura propia del hombro

No esperes más,
pide cita ahora

    He leido y acepto la política de privacidad.

    No esperes más,
    pide cita ahora

      He leido y acepto la política de privacidad.