La artritis reumatoide es una enfermedad que afecta a 200000 personas en España. Quizás usted forme parte de ese grupo o empieza a observar algunos de los síntomas característicos de la patología, tales como inflamación en las articulaciones y rigidez. Tanto si se encuentra en el primer como en el segundo caso le interesará saber que el mejor pronóstico de la enfermedad se consigue evitando que la enfermedad siga su curso habitual. Para ello vamos a indicarle cómo podemos ayudarle.


La artritis es una patología que forma parte de las enfermedades reumáticas de tipo autoinmune, siendo un proceso crónico y sistémico de carácter degenerativo cuyo principal síntoma es la inflamación articular. Aunque no es una enfermedad ligada al sexo, es una patología más común en mujeres, con una ratio de 3:1 respecto al hombre, y aunque puede hacer aparición a cualquier edad, el segmento en el que hay una mayor probabilidad de que se inicie es entre los 30 y 50 años.

La artritis reumatoide afecta a un importante porcentaje de personas en España, descubriéndose cada año 20000 nuevos casos. Los síntomas que los pacientes con esta enfermedad sufren con más frecuencia son la inflamación y la rigidez articular, junto con el dolor. Otros síntomas como fiebre, cansancio o debilidad muscular pueden aparecer en la primera fase, antes de que la inflamación haga aparición. Una vez se comienza a observar síntomas articulares estos puede seguir una evolución continua, aunque con alternancia de épocas de mayor o menos exacerbación de la sintomatología. También existen casos en los que la evolución se estanca, aunque se desconoce el verdadero motivo de por qué ocurre.

En fases más avanzadas de la enfermedad es posible que se vean afectados otros tejidos extraarticulares, como por ejemplo pulmones, corazón, ojos, aparición de nódulos reumatoides… Para evitar este tipo de complicaciones lo mejor es un diagnóstico precoz que posibilite el inicio del tratamiento cuanto antes.

Le podemos ayudar

0/5 (0 Reviews)
LLAMAR AHORA